Talavera prepara la implantación de una zona de bajas emisiones

El ayuntamiento de Talavera ha anunciado que están avanzando en su plan para la implantación de una zona de bajas emisiones en la ciudad. Esta medida se suma al resto de acciones que está llevando a cabo el equipo de gobierno en la transformación de Talavera en una ciudad más “sostenible y moderna”.

El objetivo de la zona de bajas emisiones es contribuir a la mejora del aire medioambiental reduciendo la emisión de CO2, promover un trasporte más sostenible, reducir el tráfico y fomentar la eficiencia energética, entre otros.

Con la zona de bajas emisiones la localidad de Talavera de la Reina implementará un cambio en la calidad del aire y en consecuencia en la salud de las personas. En la actualidad, en Europa existen más de doscientas ciudades que tienen definidas ZBE donde se aplican medidas para mejorar.

Calle Trinidad, prueba piloto: lector de matrículas

Tal y como anunció el propio Ayuntamiento talaverano meses atrás, primero se llevará a cabo la implantación de un proyecto piloto, que se centrará en la calle Trinidad, y que marcará el punto de partida para el diseño integral de esta zona de bajas emisiones que tiene que habilitarse en el entorno urbano. Este primer avance, de la calle Trinidad, tiene que estar implantado a comienzos del año 2023.

Seguirá una segunda fase en el Casco Antiguo. Estos trabajos, a través de fondos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y de fondos FEDER, conllevará la instalación de alrededor de 30 cámaras más en distintos puntos estratégicos. Este primer proyecto piloto en la calle Trinidad cuenta ya con un sistema de pilonas retráctiles donde los vecinos y comerciantes de esta vía disponen de unas tarjetas para poder acceder a este espacio.

Este mecanismo se va a sustituir por un sistema de cámaras de control y detección de matrículas que va a permitir la elaboración de listas blancas, es decir, una base de datos digital que contemple aquellos vehículos que tendrán autorización para acceder a la calle Trinidad, en el mismo sentido que lo hacen ahora. También se establecerán horarios en los que los coches puedan circular por esta calle y compaginarlo con el tránsito peatonal y la dinamización de los comercios y resto de negocios que hay.

Así, solo las matrículas permitidas podrán hacerlo sin problema, mientras que aquellos que no sean vecinos, trabajadores o carga y descarga serán sancionados. No obstante, habrá información suficiente para evitar al máximo las multas, ya que la recaudación no es el objetivo de estas limitaciones, como explicó el concejal de Hacienda, Luis Enrique Hidalgo.

Desde QonAlma os compartimos la noticia completa con todos los detalles relevantes acerca de la zona de bajas emisiones en Talavera, que podéis encontrar también aquí:

“El concejal de Hacienda, Contrataciones y Seguimiento de las Concesiones, Luis Enrique Hidalgo, ha asegurado que el Ayuntamiento de Talavera está avanzando en la implantación de la zona de bajas emisiones de la ciudad que va a suponer el cumplimiento del compromiso del Gobierno municipal con una ciudad “más moderna y sostenible”, en base a las exigencias de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética que establece que los municipios de más de 50.000 habitantes deben establecer esas zonas de bajas emisiones para mitigar la contaminación de los vehículos en los centros urbanos.

El edil ha señalado que la Junta de Gobierno Local acaba de aprobar el inicio de la licitación del contrato de suministro y obra para la implantación de una zona de bajas emisiones en la ciudad, a la que se suman las licitaciones de los nuevos itinerarios ciclistas y los itinerarios peatonales, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cofinanciado con los fondos europeos Next Generation de la Unión Europea.

En este sentido ha informado que el ámbito de esta zona de bajas emisiones está delimitado al Conjunto Histórico, como marca la Unión Europea, en una área de 0,625 km², a la que se suman la actuación que se va a llevar a cabo en la calle Trinidad, donde ya está restringido el acceso de vehículos, con la sustitución de los bolardos de acceso por cámaras.

La inversión total asciende a 1,3 millones de euros

Esto conlleva, según ha explicado, una serie de actuaciones en el Conjunto Histórico que se resumen en la implantación de 23 cámaras de control de acceso con reconocimiento de matrículas, 11 paneles de señalización variable en toda la ciudad para facilitar información al ciudadano en tiempo real sobre restricciones, disponibilidad plazas aparcamiento, información del tráfico, avisos de incidencias y, también, 5 estaciones de medición de calidad del aire, junto con una plataforma digital de registro que va a gestionar la zona de bajas emisiones. La inversión total asciende además a 1,3 millones de euros.

Además ha indicado que la implantación se desarrollará en tres fases, de las cuales, la primera se refiere a las obras de instalación, que se van a desarrollar a lo largo de 2023, junto a la redacción de una nueva ordenanza municipal, a la que seguirá el periodo de pruebas y la puesta en marcha. La última fase se refiere a la plena implantación que está prevista en 2030 para poder adaptar el parque automovilístico de la ciudad que cuentan con 53.000 vehículos, de los cuales el 33% no cuenta con la etiqueta medioambiental.

La implantación será “de manera paulatina” e incluirá excepciones

En la misma línea, ha afirmado que “de manera paulatina” se van a ir incorporando las limitaciones de acceso a  esta zona de bajas emisiones, si bien ha precisado que va a incluir excepciones “para facilitar el día a día del ciudadano y la actividad económica”, por lo que se van a poder solicitar para los vehículos contaminantes que tengan necesidad de acceder en un momento concreto, vehículos de residentes, de carga y descarga, de suministro a hoteles y hostelería o de transporte para personas con movilidad reducida y servicios de emergencia.

Esta zona de bajas emisiones, según ha reiterado el edil, “tiene que tener un impacto positivo en la ciudad a nivel medioambiental”, a medida que se van reducir las emisiones de gases más contaminantes, también a nivel de movilidad ya que habrá una reducción de atascos y tiempo medio para aparcar, y contribuir a la mejora de la calidad del aire y reducir las consecuencias del cambio climático en la ciudad.”

Desde QonAlma apoyamos todas las acciones que se realicen en nuestra ciudad a favor de la sostenibilidad, el cuidado del medio ambiente y el entorno.

Fuente: Qalma (información de web Talavera de la Reina)